PLANIFICA TU TEMPORADA

Después de aterrizar de la resaca navideña, ahora sí que ya es momento de empezar a llevar a cabo esos nuevos propósitos que se hacen a fin de año. Ya no vale con decirlo, eso ya se ha hecho, ahora viene lo más importante, pasar a la acción. Para ello, lo primero que se debe hacer es intentar buscar una estrategia para poder demostrarse a uno mismo que las cosas que uno se propone las cumple.

Como cada año reafirman las encuestas a pie de calle, uno de los habituales deseos que encabeza la lista de buenos propósitos para el nuevo año es hacer más deporte o perder peso, ¡Siempre, no falla! Como tampoco falla, según se observa en las estadísticas, que aproximadamente el 90% de las personas no consigue cumplir con esas buenas intenciones.

Entonces, ¿Cómo se puede tener mayores opciones de cumplir con ese propósito de año nuevo que encabeza la lista de muchas personas año tras año?

planifica-tu-temporada

Lo primero que hay que hacer es especificar algo más el reto que se plantea. En realidad, ¿perder 10 kilos?, ¿Bajar de 1:45:00 en media maratón?, ¿Tener una vida social deportiva activa? ¿estar más saludables?…

Una vez se haya concretado cual es el objetivo a largo plazo, hay que ir desgranando éste en otros objetivos más pequeños, realistas, alcanzables y medibles. De esta manera tendremos dibujado un MAPA DE OBJETIVOS que permita guiar más fácilmente hacia la meta.

En términos de planificación deportiva son los objetivos a cumplir en el ciclo de entrenamiento planteado y sus distintos macrociclos, mesociclos y microciclos (tipos de división del entrenamiento en fases cada vez más pequeñas).

Por otro lado, para saber si los objetivos propuestos pueden ser asequibles y alcanzables hay que saber el NIVEL DEPORTIVO con el que se parte y si el estado de salud es recomendable para que el organismo soporte el tipo y las cargas de entrenamiento que se le va a asignar.

De esta manera sería muy recomendable acudir a un médico deportivo (para una prueba de esfuerzo y reconocimiento médico) y posteriormente a un entrenador cualificado y actualizado (para test de valoración y condición física) para detectar si hay algo que no se debería hacer por mucho que uno se empeñe o hasta que no se corrija alguna carencia física.

Una vez tenemos el “OK” para empezar a disfrutar del ejercicio físico hay que realizar un análisis de cuáles son los FACTORES DE RENDIMIENTO a entrenar para ir consiguiendo los objetivos planteados. Un análisis incorrecto de estos factores de rendimiento puede suponer un error que se arrastre durante todo el proceso de entrenamiento. Acto seguido esos factores deben ser distribuidos correctamente a lo largo del tiempo.

A grandes rasgos estos tres elementos serían los primeros que se tendrían en cuenta antes de iniciar un plan de entrenamiento.

Las planificaciones y los programas de entrenamiento pueden ir sufriendo modificaciones y cambios a lo largo del proceso a consecuencia de las adaptaciones del sujeto al ejercicio y las problemáticas que puedan ir surgiendo durante su realización, por lo que la planificación del entrenamiento debe ser flexible, pero no tanto como para no poder realizarse.

La planificación del entrenamiento es considerada una pieza clave que aumenta la probabilidad de éxito para cumplir el propósito planteado. Sin su elaboración habría que realizar el camino a oscuras, navegando sin rumbo a la espera de tener un chispazo de suerte.

Todo lo que hagas, ESPORTI
¡Feliz y Activo año para todos!
Y recuerda, esporti

       

Próximas Actividades

 
julio 2017
L M X J V S D
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31