Alimentación equilibrada

Una vez introducido los necesarios conceptos básicos para tener una alimentación consciente y saludable, mostramos lo que unánimemente la evidencia científica en dietética y nutrición determinan hoy como alimentación saludable. Estamos hablando del plato de Harvard.

Alimentacion equilibrada Esporti Vida

La verdad es que es sencillo de seguir. Tan sólo hay que ceñirse a lo que está en la foto. Ante la duda, lo que no está escrito no es saludable, por lo que no ha de formar parte de la dieta diaria. Quizás llame la atención o no guste lo que se lee (nosotros no opinamos, somos meros transmisores) pero la tozuda evidencia científica (normalmente) no sirve para complacernos sino para mostrar lo que hoy en día está mundialmente reconocido, lejos por ejemplo de la desfasada pirámide alimenticia que aún seguimos viendo en nuestros hospitales y en donde en su base siguen estando los carbohidratos de alto índice glucémico (pan, pasta, arroz, patatas, cereales…). Que aunque hay que comerlos con moderación, no se especifica que han de ser por defecto integrales, y no al revés.

Mañana no sabemos con qué nos guiarán, pero nos guste o no tendremos que seguir lo que nos dicte la Medicina, la OMS y la ciencia especializada, aunque más adelante se pudiera demostrar lo contrario. Si no, ¿a quién vamos a seguir? ¿A la Administración, a la industria alimentaria, a la industria del adelgazamiento…? Seamos sinceros, lo cuestionamos porque choca frontalmente con nuestra cultura, tradiciones e imperfecciones como educadores. Y nos costaría mucho cambiar de hábitos, porque no los tenemos implantados desde pequeños. Pero seamos honestos con nosotros mismos y con nuestra familia y hagamos como hacemos con otros aspectos de nuestra vida y la de nuestros hijos como es la educación académica, vial, ecológica, moral… Preguntémonos el por qué de todas nuestras rutinas diarias y quizás nos demos cuenta de que alguna va en contra de nuestra (buena) supervivencia y la de los nuestros.

En resumen y siguiendo el plato, coma más alimentos de origen vegetal (frutas enteras, hortalizas, frutos secos, legumbres, cereales preferentemente integrales -pan, pasta, arroz-), menos de origen animal (pescados, lácteos -preferiblemente desnatados-, huevos y, sobre todo, menos cárnicos) y poquísimos alimentos superfluos.

Y empecemos por los niños, porque si no les inculcamos buenos hábitos alimenticios estarán toda la vida luchando con su fuerza de voluntad y contra las adversidades para evitar todo aquello que les hará menos saludable, les hará envejecer mal y prematuramente.

“Al contrario de la mayoría de adultos, los niños y adolescentes no pueden elegir el entorno en el que viven ni los alimentos que consumen. Asimismo, tienen una capacidad limitada para comprender las consecuencias de su comportamiento en su futuro. Por consiguiente, necesitan una atención especial en la lucha contra la epidemia de obesidad (OMS, 2012a).”

DIETA

Recomendaciones para los niños

(futuros adultos, así que también vale para nosotros):

  • Verduras y hortalizas habitualmente (champiñones, alcachofas al horno…).
  • Pan, pasta y arroz integral a su alcance, y a poder ser sin sal.
  • Carne para comer y pescado para cenar es demasiada proteína para ellos.
  • Servir siempre una ensalada en la mesa, y que el adulto la coma.
  • Cuantas más legumbres, mejor.
  • Frutos secos.
  • Poca sal y yodada.
  • Salsa de tomate casera (tiene menos sal),
  • De postre, fruta, para todos y predicar con el ejemplo.
  • No tomar a menudo de postre helados o lácteos.
  • Agua del grifo y a demanda.
  • Dos raciones de lácteos al día, y si son más tener menos queso en casa y escoge desnatados no azucarados.
  • Cuanto menos zumo (casero o industrial), mejor (no les falta vitamina C, les sobra calorías líquidas). Es preferible comer la fruta entera que en zumo, ya que hay más cantidad, más azúcar y menos fibra.
  • No desayunar siempre lo mismo. No lo hacemos con la comida o la cena.
  • No ocurre nada por saltarse el desayuno. No es la comida más importante del día. Todas lo son. Comerá cuando tenga hambre.
  • Aunque por cultura y por hábitos cueste, no hay ningún problema en desayunar lo mismo que pueda comer o cenar.
  • Evitar en casa ese espacio de alimentos no saludables.
  • No ofrecer alimentos no saludables, pero no prohibirlos en caso de que estén a su alcance y no darle importancia. Lo prohibido atrae.
  • Los niños tienen el apetito errático e impredecible, así que coman lo que quieran cuando quieran, pero dentro de una oferta de alimentos saludables, claro.
  • Darle de probar desde muy pequeño alimentos de todos los sabores y texturas, variando su preparación. Así educamos su paladar y estimulamos su curiosidad para probar nuevos alimentos.
  • No obligar a comer alimentos, y menos los que no les gusten. Nosotros como adultos no comemos lo que no nos gusta. Si queremos que prueben y coman de todo saludable, que haya esos alimentos a diario en la mesa y a su alcance, que los comamos los adultos y si tienen curiosidad que prueben. Es la única manera de que si algo no les gusta hoy (algo comprensible) quizás algún día lo vuelvan a probar. Si les obligamos, tendrán fobias a ciertos alimentos de por vida.
  • Servir una ración sensata de alimento (ponerle algo menos de lo que suele comer antes de decir “no quiero más”) y no ofrecerle más a no ser que lo pida.
  • Evitar salsas que enmascaren el sabor puro de los alimentos. Que los prueben en su esencia. Luego ya habrá tiempo de mezclarlos. Aunque es cierto que hay salsas que potencian el sabor de algunos alimentos, la mayoría de las usadas por los niños enmascaran el sabor.
  • Dar ejemplo y tener siempre alimentos sanos a mano (fruta, frutos secos, fruta desecada…).
  • Que participe en la compra, aún a riesgo de pasar por delante de los estratégicos y cada vez más numerosos pasillos de comida no saludable.
  • Que elija las comidas de entre dos o tres platos que le ofrezcamos.
  • Cocinar con él.
  • Come con él y sin regañar. Los niños deciden qué y cuánto comen de lo que les ofrecemos. Igual que nosotros.
  • El objetivo de cada comida familiar no es que se coman toda la comida que les ponemos, sino que sean autónomos y felices a la hora de comer. La única manera de que aprecien la comida.
  • No sedentarismo. 1h al día de movimiento, además ayuda a sintetizar la vitamina D.

actividad-fisica

¿El niño come porque crece o crece porque come?

Es más recomendable hacer caso a su apetito, ya que sólo ellos comen cuando tiene hambre, no como los adultos que podemos seguir haciéndolo aún estando saciados. Si les damos sistemáticamente más de lo que necesitan y les obligamos a comer y a acabarse los platos, crecerán, pero no en la dirección que deseamos… Y nunca hablamos del aspecto estético, sino exclusivamente de salud.

 

Todo lo que hagas, ESPORTI.

¡Feliz y Activa semana para todos! Y recuerda, esporti.

 

       

Próximas Actividades

 
octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
La Young Talent Academy es una actividad dedicada a la formación de jóvenes jugadores que ofrece un concepto de Academia de Fútbol basado en la alta calidad de enseñanza y dirigido a proveer al futbolista de las condiciones óptimas para el desarrollo de sus competencias motrices y cognitivas.
La Young Talent Academy es una actividad dedicada a la formación de jóvenes jugadores que ofrece un concepto de Academia de Fútbol basado en la alta calidad de enseñanza y dirigido a proveer al futbolista de las condiciones óptimas para el desarrollo de sus competencias motrices y cognitivas.